domingo, 14 de diciembre de 2008

Crónicas de un novato


Con esta nota comenzaba mi blog hace tres años.

Quise colocar de nuevo la presentación porque de alguna manera siento que estoy cerrando un ciclo y abriendo otro. No porque se acerque fin de año o estemos en navidades. Es un ciclo más complejo que una simple efeméride.

Voy por el tercer semestre de mi maestría en Historia Contemporánea de América, estoy enamorado de la América Latinocaribeña, de la historia y del periodismo.

Así que como en materia vocacional, la poligamia no es un delito, le doy la bienvenida a este blog a mi nuevo amor, jajajajaja la historia.

Iré publicando algunos trabajos que como periodista e historiador he ido realizando. ¿Y es que acaso el periodismo y la historia no tienen mucho que ver? Soy de los que creo que los periodistas son los historiadores del presente y los historiadores los periodistas del pasado. Seguramente muchos lo habrán dicho antes que yo, así que no me llevo el crédito de esta idea.

Basta de cháchara, aquí va el texto de presentación de mi blog hace tres años. El subrayado es nuevo. J La imagen es un aviso que encontré en El Nacional en 1951. Me pareció genial, le tomé una foto y aquí está.

..........................................
Historias de un aprendiz de periodista (e historiador)

Llevo meses con un cosquilleo en mi estómago, algo que ha ido creciendo y que se materializó en una idea: necesito escribir, quiero escribir. Los fines de semana, por ejemplo, cuando estoy descansando, tengo unas ganas enormes de sentarme frente a la computadora o agarrar mi cuaderno y escribir, escribirsiempre, escribirdetodo, escribirinhalar, escribirexhalar, como si fuera una necesidad vital.

Además esta idea se concreta en una frase “quiero ganarme la vida escribiendo”, que no es lo mismo a “quiero ser escritor”. Aunque a primera vista resulte similar, la primera idea parte de una visión pragmática del oficio y de mi vida. No sé si quiero ser escritor, mucho menos si quiero dedicarme a esto toda la vida, tampoco sé si esa palabra logre definirme en algún momento. Lo único que sé es que me gustaría conseguir un empleo que me permita escribir. Punto.

Pero para dar salida a todas las cosas que me dan vuelta en la cabeza, decidí crear mi propio blog. ¿Por qué escribo? No escribo para cambiar el mundo, ni para transformar la vida de los demás, tampoco deseo tratar con frecuencia temas relevantes. Escribo por una necesidad visceral, que nace de mi estómago, mi corazón, mi cabeza, mis genitales, mis piernas, mis manos. Escribo para desahogarme, para descansar, para hacer terapia, catarsis, escribo porque es una de las formas de expresarme que mejor me ha funcionado hasta la fecha.

¿Sobre qué voy a escribir? En este blog publicaré algunos trabajos periodísticos personales, crónicas, noticias, reportajes, entrevistas. Es básicamente una vitrina de mi trabajo como periodista (y ahora, 3 años después, una vitrina de mi trabajo como aprendiz de historiador).

Espero que su lectura sea agradable, productiva y enriquecedora.

Jorge González
Aprendiz de periodista e historiador
jgedurand@gmail.com
Publicar un comentario