jueves, 27 de marzo de 2008

La Opsu apoya la música llanera en el Festival Panoja de Oro 2008

Este respaldo se enmarca en la política de Moral y Luces promovida por el Gobierno Bolivariano que busca rescatar y promover los valores de la cultura del llano venezolano

Jorge González Durand

El Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior (MPPES), a través de la Oficina de la Planificación del Sector Universitario (Opsu), brindó un sólido respaldo a la música venezolana a través del co-patrocinio de la XXIX Edición del Festival Panoja de Oro realizado a finales de enero en el Estado Guárico.

Este financiamiento se enmarca en la política de Moral y Luces promovida por el Gobierno Bolivariano que busca rescatar y promover los valores de la cultura tradicional del llano venezolano.

El festival se llevó a cabo en Valle de la Pascua, en el corazón del Estado Guárico. Este año a diferencia de las 29 ediciones anteriores, la Panoja se trasladó de la Plaza de Toros a la Plaza de la Revolución, un espacio más accesible para los residentes.

Alfredo Yélamo, integrante del comité organizador del festival, relató que las ediciones anteriores se hicieron en la Plaza de Toros, y “en las últimas ediciones la gente no estaba asistiendo, quedaba lejos, se cobraba entrada. En el nuevo sitio ha habido gran aceptación, porque está en el centro de la ciudad y la entrada es libre”.

“Yo como panojera me gustó mucho el cambio del sitio –comentó Zulma Ramírez, del público– porque la gente se ha apropiado de la Panoja. La calidad de las presentaciones fue muy buena. Este año para mí fue como el relanzamiento de la Panoja“.

Manuel Guarán, ganador en el renglón de pasaje sabanero masculino, ha participado en otras ediciones de la Panoja, y le gustó el nuevo espacio. “El cambio de sitio del festival fue lo mejor que hicieron. Para mí, aquella Plaza de Toros estaba muy obsoleta”

Guarán ha competido en el pasado en la categoría de “pasajes” y tiene cuatros segundos lugares y un tercero. “El pasaje sabanero –comenta Guarán– es un pasaje criollo que se le canta al campo, a la llanura, a las costumbres”.

En esta oportunidad los participantes compitieron en varias categorías entre las que destacan voces nóveles, canto recio, voces estilizadas, pasaje criollo, contrapunteo, baile de joropo, además del reinado.

Yélamo explicó que el festival nació en 1979, “con miras a incrementar los nuevos valores del canto criollo. En esa oportunidad nació con pocos renglones, pero con el tiempo se fueron agregando nuevas categorías”.

“Esto lo convierte en el festival de música llanera más grande de Venezuela y Colombia. En ediciones pasadas han participado grupos de los dos países, de Villavicencio y otras regiones de los llanos colombianos”, agregó Yélamo.

Valerio Bolívar, ganador de la primera Panoja en 1979, manifestó que el festival ha crecido en estas tres décadas. “Han aumentado los renglones. Hicimos el cambio de lugar y los espectadores lo han aceptado de manera efusiva. Ahora es mucho más accesible al público. La gente está contenta”.

Luz Martínez del público expresó que la Panoja este año tuvo un realce. “Yo soy seguidora del festival y me quedé sorprendida que el cambio de la Plaza de Toros a la Plaza de la Revolución ha sido un éxito sin precedentes”

Emmanuel Guevara, integrante del comité organizador, expresó que este año por primera vez el festival se hace gratuito, abierto a la comunidad. “Debo decir que estamos contando con el apoyo bien significativo de la Opsu, la Gobernación de Guárico y la Alcaldía de Valle de la Pascua. La Panoja es, sin duda, la cuna del folklorista de Venezuela, porque es el festival más importante del país y de mayor trayectoria”.

En gratitud por el apoyo de la Opsu, los organizadores durante el encuentro ofrecieron un merecido reconocimiento al director de la oficina, profesor Antonio Castejón, quien felicitó al equipo organizador de estudiantes universitarios del IUT Los Llanos, por la calidad del evento e invitó a los asistentes a seguir disfrutando del festival.

Para el 2009 se cumplen 30 años de la Panoja y los organizadores están preparando una edición de lujo que incluye la Voz de Diamante del festival con un encuentro de ganadores de estas tres décadas.

“Esperamos que en próximas ediciones este respaldo de la Opsu se mantenga –expresa Yélamo– porque la Opsu es cultura y es educación, dos áreas claves del festival porque, como dice una gran amiga, “el Festival Panoja de Oro, más que un festival es una escuela”.

Por último, Yélamo, extiende la invitación a todos los amantes de la música venezolana a que disfruten las futuras ediciones de la Panoja porque “cuando se es panojero no importa dónde se nazca, lo que importa es el camino que nos conduce a la Pascua”.
Publicar un comentario