viernes, 19 de octubre de 2007

Abraham Toro: El ingreso a la universidad debe ser en igualdad de condiciones

En el diseño de los nuevos mecanismos de ingreso se apunta a sistemas de incorporación en igualdad de condiciones que privilegien las necesidades prioritarias del país, afirmó el asistente del ministro Acuña

Jorge González Durand

Durante los últimos meses, el Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior (MES) está impulsando una política de diálogo y encuentro con todos los sectores que hacen vida en el ámbito académico.

Por ello, se han reactivado las reuniones del CNU, el Ministro Luis Acuña se ha reunido con los directores de institutos y colegios universitarios, grupos estudiantiles, sindicatos, etc. Sobre esta política y la construcción del sistema de ingreso a la educación superior conversamos con Abraham Toro, asistente del Ministro de Educación Superior, durante una reunión con los decanos de las facultades de medicina de las universidades del país realizada en la OPSU a finales de abril.

¿Cómo evalúa el diálogo entre el Ministerio y las universidades autónomas?
El MES convoca y lleva a la práctica un diálogo fecundo pero con mucha firmeza. Para nosotros es importante que las universidades entiendan que hay una política educativa nacional. Bajo esta premisa partimos del diálogo, un diálogo que procura ser fecundo, fructífero respetando, por supuesto, las diferencias.

¿Cómo se avanza en la construcción de un sistema unificado de ingreso a la universidad?
Ese trabajo avanza a pasos agigantados. Nosotros, desde el MES, estamos en la obligación de atender a todos los ciudadanos y ciudadanas que van a ingresar al sistema de educación superior. Por eso, nuestro planteamiento es que ese ingreso se debe hacer en igualdad de condiciones.

Este año estamos convocando la última prueba que llamamos de Aptitud Académica, porque estamos diseñando unas propuestas que buscan la igualdad de oportunidades al momento de ingresar al sistema de educación superior. Además, no es sólo que ingresen, sino garantizar su prosecución.

¿Cómo avanza la integración en la educación superior en el marco del Alba?
Eso avanza de manera acelerada y concreta. Tenemos acuerdos específicos. Por ejemplo, con Cuba, Brasil, Bolivia, Uruguay, Argentina, contamos con convenios bilaterales concretos. Además nuestros estudiantes están prácticamente en toda América Latina y muchos de ellos cursan estudios en nuestro país. Un caso bien concreto lo representa la Escuela Latinoamericana de Medicina Integral Comunitaria.

Hay una sobrevaloración de las carreras universitarias sobre las técnicas ¿Cómo se puede reducir ese desbalance?
Efectivamente este equipo que está diseñando este nuevo mecanismo de ingreso, articula esta propuesta con las políticas educativas nacionales que tienen que ver básicamente con dos elementos: el primero es la municipalización de la educación superior, es decir, llevar las universidades a los espacios donde vive el estudiante, los municipios. En segundo lugar, ese diseño está vinculado con el estudio de las prioridades socioproductivas del país, como gas, petróleo, agricultura, turismo, etc.

Entonces la regionalización de la universidad se entrelaza con las áreas socioproductivas prioritarias para el país, y de ahí se elabora una política más acertada en materia de educación superior.

Con esto se intenta conocer qué áreas por región se van a privilegiar. En consecuencia, en el diseño de esos mecanismos de ingreso se apunta a sistemas de incorporación en igualdad de condiciones que privilegien las necesidades prioritarias del país. Esto sin duda, va a matizar el desinterés que tienen las carreras técnicas, que obedece a razones históricas, económicas y sociales.
Publicar un comentario en la entrada