lunes, 24 de septiembre de 2007

Homosexuales y lesbianas venezolanas rechazan asesinatos en Irán

Los integrantes de Diversidades en Acción entregaron una carta de protesta en la embajada de Irán y exigieron que esa nación se adecue a los estándares internacionales señalando que el respeto a las tradiciones culturales no debe estar por encima de la dignidad humana

Prensa Diversidades en Acción

En el marco de una serie de acciones para denunciar los casos de homofobia institucionalizada en todo el mundo y los asesinatos de las personas sexodiversas, el grupo Diversidades en Acción entregaron una carta de protesta en la Embajada de Irán en Venezuela por las recientes ejecuciones de un grupo de gays en esa nación.

Hace unas semanas la opinión pública internacional conoció de las ejecuciones de personas acusadas de conductas privadas como el adulterio y la homosexualidad. Estos asesinatos perpetrados por el Estado ya se materializaron y generaron rechazo en muchos países occidentales.

El colectivo Diversidades en Acción, integrado por varias organizaciones LGBT y activistas independientes, rechaza de manera contundente este hecho e insta al gobierno islámico a adecuar su legislación a los tratados internacionales ratificados por los integrantes de las Naciones Unidas.

“La tipificación de estas actividades como ‘delitos de honor’ y merecedores de la pena de muerte es una clara violación de los estándares internacionales de los derechos humanos”, explicó José Ramón Merentes, integrante de Diversidades en Acción.

“La pena de muerte es en sí una pena irreversible, cruel, inhumana y degradante, y la mayoría de los países que todavía la usan la reservan para delitos de extremada gravedad, y no para aquellos de carácter menor y que no tienen mayor impacto sobre terceros”, declaró Gabrielle Gueron integrante del grupo.


“Es necesario mencionar que la homosexualidad sigue perseguida por ley en más de setenta países y en ocho puede suponer la pena de muerte”, describió Mauricio Gutiérrez de Diversidades en Acción. Estos países que incluyen en su legislación la condena a muerte por este motivo son Afganistán, Arabia Saudí, Irán, Mauritania, Pakistán, Sudán, Yemen y algunos estados del norte de Nigeria, según Amnistía Internacional

“Queremos igualmente denunciar que este tipo de atropellos y violaciones a los derechos humanos se producen cotidianamente en todo el mundo. La única diferencia es que muchas veces es el Estado quien ejerce el poder de represión y sanción avalado por las leyes, pero en otros casos, millones de personas son perseguidas, torturadas y asesinadas, con la indiferencia y hasta la connivencia del estado, cuando no con su participación directa”, relató Amilcar Aponte, de Diversidades en Acción.

Aunque las agresiones contra las personas sexualmente diversas configuran un delito para la legislación venezolana vigente, también en nuestro país se cometen este tipo de atrocidades y abusos: no existen investigaciones que busquen encontrar a los responsables ni sancionarlos con todo el rigor de la ley. Tal fue lo acontecido con los asesinatos de personas transgénero en la ciudad de Valencia, estado Carabobo –las denuncias fueron presentadas ante el Comité contra la Tortura– sin que hasta el momento se aclararan las circunstancias de tales hechos.

Por otro lado, parece insólito que conductas como el adulterio, que en el derecho civil de la mayoría de los países sólo es causal de divorcio, sea todavía castigado con la muerte por algunos estados. La amenaza de esta pena se usa frecuentemente para disuadir a mujeres de que denuncien maltratos físicos o ultrajes sexuales.

“Como ciudadanas y ciudadanos, exigimos a la República de Irán que se adecue a los estándares internacionales - el respeto a las tradiciones culturales no debe estar por encima de la dignidad humana”, exigió Gabrielle Gueron.

“Asimismo, le pedimos a las autoridades del Estado venezolano que asuman sus responsabilidades tanto a nivel nacional - eliminando toda forma de discriminación, protegiendo a todas y todos sus ciudadanas y ciudadanos y castigando las agresiones que contra ellas y ellos se desarrollen - como a nivel internacional, haciendo escuchar su voz para las legislaciones sean garantes de los derechos humanos y no andamiajes de opresión y oprobio contra la dignidad humana” concluyó Mauricio Gutiérrez.
Publicar un comentario